Sed

Autor: McKay, Claude

Mi espíritu gime por agua, ¡agua ahora! Mi lengua duele de sequedad, mi garganta está caliente por agua, lluvia fresca sacudida de un arbusto, o pesados rocíos de amanecer en algún frondoso lugar. Mi cuerpo hambriento está ardiendo por un nado en agua iluminada por el sol donde el aire sea fresco, como en el Valle de la Trucha donde sobre una rama el pinzón dorado canta dulcemente al estanque. Oh agua, agua, cuando la noche esté hecha, cuando el día robe el gris blanco a través de las persianas, clara agua plateada cuando despierte, solo, todo impotente de partes, de cerebro febril, agua pura de una primera fuente del bosque, para lavarme, limpiarme, ¡y saciar mi sed!

traducción: HM

Vistas: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *