Descansa en paz

Autor: McKay, Claude

No más para ti los espinosos caminos de la ciudad, las horribles esquinas del cinturón Negro, las miserias y dolores de aquellos días ásperos junto a ti jamás, nunca más serán sentidos. No más, sí aún deambulas, te encontrarás con noches de incesante amargura, no pueden alcanzarte en tu seguro retiro, el odio de la ciudad, ¡el prejuicio de la ciudad!
Fue de pronto pero tu tarea servil está hecha, el amanecer ahora rompe sobre ti, la oscuridad se ha terminado, el mar está atravesado, el puerto que esperabas se ha ganado, adiós, oh, ¡que te vaya bien!, mi amiga y amante.

traducción: HM

Vistas: 11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *