Este año la peregrinación a la Meca está caldeada

Autor: Tarek Shariz

Miles de visitantes se achicharraron hoy durante la peregrinación haj, apiñándose a la sombra de la Gran Mezquita de La Meca, exponiéndose a una temperatura de 51.8°C. lo cual equivale a una muerte en el infierno en la praxis más que en el imaginario religioso.

Treinta y cinco ciudadanos tunecinos murieron, de acuerdo con las cifras oficiales de una agencia noticiosa del país rico en dátiles. Varias de esas muertes se debieron al calor extremo, reportaron los familiares en redes sociales, y aún hay varios desperdigados en distintos hospitales saudíes.

El canciller jordano dijo que habilitó el permiso para el entierro de cuarenta y un compatriotas en el mismo evento, y por similares motivos. “El calor fue terrible este año, y a pesar de la febril devoción muchos no lo pudieron resistir. Pero los ritos todavía continúan, y hasta que termine el haj pueden seguir muriendo más”.

Por su parte, murieron once iraníes y veinticuatro fueron hospitalizados, informó la agencia iraní IRINN, sin hacer alusiones al calor insoportable como causa de los decesos y las hospitalizaciones.

También perecieron en esta peregrinación tres ciudadanos senegaleses, y en lo que se registra hasta el momento como un récord, ciento cuarenta y cuatro indonesios. En esos casos, quienes confirmaron los fallecimientos confirmaron que se debe atribuir al bochornoso tiempo, y no a las aglomeraciones de masas que pugnan por obtener algún objeto o instante sagrado.

En los encuentros en la Meca son moneda corriente las estampidas, carpas prendidas fuego y accidentes provocados por la idolatría ciega que a veces ostentan los peregrinos. El gobierno saudí invirtió en infraestructura para reducir las muertes, pero nada pueden hacer en 2024 contra el calor agobiante. Varios comités de expertos vaticinaron que el haj –la peregrinación a la Meca- implica ya un extremo peligro para la vida humana.

 

Esfuerzo físico

El haj consiste en un peregrinaje anual de millones de musulmanes a la Meca con el propósito de realizar ritos religiosos enseñados por el profeta Mahoma a sus seguidores hace catorce siglos..

El ministro de salud saudí informó que se están atendiendo más de 2.700 peregrinos por “golpes de calor”, y que se van a recuperar. De las muertes acaecidas, aseveró que no se puede calcular cuántas fueron por calor o cuántas por asfixia o aplastamientos.

“Cumplir con el Haj siempre fue difícil. Hay que hacer muchos esfuerzos para realizar los rituales como Mahoma mandó, en condiciones de calor extremo y aglomeraciones siniestras” nos aseguró un peregrino egipcio, aclarando que los muertos de su país aún no fueron contabilizados.

Los peregrinos usan paraguas para protegerse del sol, y las autoridades saudíes les recomiendan mantenerse hidratados y evitar las horas más candentes del día, entre las 11 am y las 15 pm.

El Haj es la convocatoria religiosa más grande del mundo, y es un deber que todo musulmán que se precie tiene que hacer al menos una vez en la vida. El viaje es costos y las condiciones ambientales cada vez más inhumanas. Este año la celebración coincide con el genocidio del pueblo palestino, y nos parece que los peregrinos harían algo mucho más productivo desviándose de la meta de la Meca, y dirigiéndose al terreno donde están masacrando a sus hermanos en la fe de Mahoma. Allí podrían detener a los asesinos, o al menos distraerlos para que los pobres palestinos gocen de una merecida tregua.

Vistas: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *